Diputados analizaron proyectos sobre la acreditación inmediata de pagos y la rebaja de comisiones en el uso de tarjetas de débito

En una reunión informativa de las comisiones de Finanzas y Comercio, se trataron dos proyectos, que contemplan la acreditación inmediata del monto de la operación para los comerciantes y la rebaja de las comisiones que se cobran al uso de tarjetas.

En la reunión presidida por Fernanda Vallejos (Frente de Todos – Buenos Aires) y Gabriela Lena (Juntos por el Cambio – Entre Ríos), se presentó, primero, el proyecto Expte. Nº 4299-D-2020 que corresponde a Carlos Ponce (Frente de Todos – San Luis). Éste aborda la necesidad de la obligatoriedad de la acreditación inmediata en la cuenta del comerciante, en las operaciones realizadas por medios electrónicos con tarjeta de débito en comercios minoristas, mayoristas, PyMES o de cualquier otro rubro, al momento en que el consumidor paga el monto correspondiente. 

El diputado indicó que según los datos estadísticos presentados por el INDEC, “el uso de tarjetas de crédito creció un 32% respecto al año pasado, y en los comercios de cercanía, creció un 54%.” Además, agregó que “en el último año los bancos han ganado un 182%, los únicos que han ganado en todo este tiempo e inclusive en tiempos de pandemia”. 

Aclaró también que la adecuación no deberá afectar en los costos de las comisiones ni de transacción ni de alquiler en los sistemas de captura de las transacciones.

La reunión contó además con seis expositores que apoyaron y dieron sustento a los proyectos presentados; comenzó el plenario Darío Sánchez, el secretario de la cámara de Comercio de Villa Mercedes de San Luis, quien apoyó el proyecto en el sentido de que “la inmediatez y por tanto tener la liquidez de ese dinero aliviaría mucho a la situación de la Pyme, ya que no tienen tanta espalda financiera para aguantar el tiempo que tardan en recibir el dinero de la compra” y recalcó la importancia de que “haya medios de pago electrónicos de forma inmediata para todos al 100%”.

Guillermo Siro, presidente de la Confederación Económica de la Provincia de Buenos Aires, que tiene 67.000 Pymes de toda la cadena de valor y 270 cámaras, también adhirió al proyecto presentado por Ponce, ya que a pesar de las justificaciones diversas provenientes de los bancos, “el pago inmediato es lo que corresponde”.

Fernando Savore, presidente de la Confederación General Almacenera -60.000 comercios en todo el país- y de la Federación de Almaceneros de Buenos Aires -que nuclea 24.000 comercios de GBA y 1.700 de CABA- recalcó que: “antes de la pandemia, estábamos en una facturación de un 35% con venta de dinero plástico, y hoy estamos en un 65%”, y también además enfatizando las dificultades y complicaciones que ha traído la pandemia; de esta forma, también consintió la causa de Ponce para favorecer a los comerciantes.

El presidente de la Confederación de Entidades de Comercio de Hidrocarburos y Afines de la República Argentina, Gabriel Bornoroni, consideró “incomprensible, abusivo y dramático” el retraso de los pagos. “No hay justificación de tal demora,  la realidad termina imponiendo que el más débil termine aceptando las condiciones predatorias que todos conocemos; las condiciones son ventajosas para el más fuerte, y gravosas para las Pymes” prosiguió.

“No se puede esperar más, no podemos seguir demorando este proyecto de ley, puesto que el costo financiero de las Pymes es realmente inaguantable” terminó, sumándose al apoyo del proyecto que se pretende sancionar.

El representante de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa, Fabián Tarrío, también espera que se sancione esta ley cuanto antes, lo más rápido posible, puesto que en el marco de la actualidad económica se acerca a una realidad y una justicia que debe ser plasmada en ley. Además citó cifras del Banco Central: “se comercializaron 118 mil millones de pesos en el mes de julio; repartidos en los bancos pero que no son del banco, permaneciendo no solo 48hs hábiles, sino aún más tiempo”. 

Edgardo Phielipp, de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios, agregó al plenario: “hay una serie de elementos electrónicos que pueden facilitar la acreditación inmediata en la cuenta de la empresa”. Además, aclaró que “no hay fundamento jurídico en que alguien obtenga rentabilidad de fondos que surgen por un mecanismo de comercialización por la utilización de medios electrónicos, no hay ninguna razón, y la ley vigente lo acepta”.  “Esto tiene claras consecuencias: el incremento de la informalidad y la disminución del enjuiciamiento financiero” sentenció.

El otro proyecto presentado –Expte. Nº 4858-D-2020– fue el del diputado Ariel Rauschenberger (Frente de Todos – La Pampa), que busca modificar el artículo 2 y 15 de la Ley 25.065 de Tarjetas de Crédito: incorpora algunas definiciones de los actores del sistema y especialmente busca la reducción de las comisiones vigentes actualmente, de 3% al 1,5 % para tarjetas de crédito, y de 1,5% a 0,5 % para tarjetas de débito. Expresó Rauschenberger: “el espíritu del proyecto es reducir el costo financiero que tienen hoy los comerciantes y también darle una mano a los consumidores”. 

Los expositores han apoyado también este proyecto, aunque se han centrado mayormente en el proyecto de Ponce, que consideraron de mayor urgencia. “Es necesaria una reformulación de las comisiones que se cobran al uso de las tarjetas, pero no en este momento, ya que hay urgencias que implican no dilatar más esa retención de fondos, que son miles de millones de pesos por mes, no solo por los costos del ARESEP sino porque hay un costo de movilización financiera” opinó Phiellipp. 

Luego de esta reunión informativa, continuará el tratamiento de estos proyectos, y la próxima jornada se invitará a integrantes de las cámaras de tarjetas de crédito y débito a aportar su mirada.

Deja un comentario